domingo, 2 de enero de 2011

Biutiful

Ayer estuve en el cine viendo "Biutiful" la última peli del director mejicano Alejandro González Iñárritu. Como me ha pasado viendo otras películas del mismo director, estaba claro que iba al cine a sufrir un poco. Pero me quedo corta: viendo esa película uno sale del cine hecho añicos.

Javier Bardem encarna impecablemente a un padre de dos críos fruto de una familia disfuncional, dedicado al trapicheo y a la supervivencia pura y dura, en una Barcelona postolímpica y postmoderna, que esconde en sus entrañas un inframundo al que es difícil no mirar a los ojos.

El inefable devenir de la enfermedad en el momento más inoportuno, el accidente que era una tragedia palpable. La mediación entre la vida y la muerte, entre la legalidad y la ilegalidad, entre el cariño y los recuerdos, entre el pasado, el presente y el futuro....

La película no te puede dejar indiferente. El hecho de que parte de la trama se desarrolle muy cerca del barrio donde me he criado todavía incita más a pensar que a veces hay que salir de la propia burbuja para reconocer otras realidades, que están ahí por mucho que nos sumerjamos en nuestra propia vida para ignorarlas. No me extraña que Bardem afirmara haber sufrido rodando la película. Ponerse en la piel del personaje es sinónimo de sufrir. Hasta el final.

Os la recomiendo a pesar de que no he leído críticas muy buenas. Eso sí, hay que elegir bien el día...

1 comentarios:

Cartafol dijo...

A mi me apetece verla, así que un día de estos caerá! Feliz Año nuevo!!

Publicar un comentario